Portal de Transparencia

Noticias de Actualidad

Perú ocupa el puesto 63 del ránking de competitividad global 2018 del WEF

Al respecto, el presidente de la SNI, Ricardo Márquez, mencionó que el informe del WEF sirve para confirmar las debilidades estructurales que se observan en la economía peruana.

La economía peruana se ubica en la posición 63 a nivel global (de un total de 140 países, abarcando el 90% del PBI mundial) y en el sexto lugar a nivel Latinoamérica, según el reciente Informe de Competitividad Global 2018 elaborado por el World Economic Forum – WEF.

Cabe mencionar que este año el WEF presenta el Índice de Competitividad Global 4.0, una edición renovada con estructura e indicadores distintos a los años precedentes. Por ello, el WEF hace énfasis en que los resultados del presente año no son comparables con los informes anteriores.

“La necesidad de actualizarlo se puso de manifiesto por la combinación de los efectos persistentes de la gran recesión del año 2008 y el ritmo creciente de la Cuarta Revolución Industrial (4IR) que está produciendo, entre otros efectos, una aceleración del ciclo de innovación y haciendo que los modelos de negocio se convierten en obsoletos a un ritmo más rápido”, explicó al respecto el WEF.

POSICIÓN 63 A NIVEL MUNDIAL

El Informe de Competitividad Global 2018 señala que la principal fortaleza del Perú es la Estabilidad Macroeconómica. En tanto, las principales debilidades en indicadores de los pilares permanecieron siendo: Instituciones, Infraestructura, Educación, Mercado de trabajo y Capacidad de innovación.

En este sentido, el presidente de la Sociedad Nacional de Industrias, Ricardo Márquez, mencionó que el informe del WEF sirve para confirmar las debilidades estructurales que se observan en la economía peruana.

“Estos resultados son producto de la falta de reformas estructurales y la creciente sobreregulación de los últimos años, los cuales se agudizaron con el estancamiento de la política nacional de competitividad que se registra desde el 2016", indicó.

Agregó que con más de 20 diagnósticos existentes sobre nuestra competitividad, el Perú es un país sobre-diagnosticado pero sub-gestionado. "Para crear más empleos formales lo imperativo no es más diagnósticos, sino la ejecución de medidas pro competitividad", puntualizó.

Asimismo, la institución industrial sostuvo que el Perú es menos competitivo que la mayoría de sus principales socios comerciales y/ o economías con las cuales mantiene un acuerdo de libre comercio o se encuentra en proceso de suscribirlo: EE.UU., China, India y bloques económicos como la Unión Europea, TPP, APEC, EFTA e, incluso. Los otros países de la Alianza del Pacífico son más competitivos que Perú.

RÁNKING WEF EN LA REGIÓN Y EL MUNDO

En el informe del WEF, Estados Unidos aparece como el país más próximo a la frontera de competitividad. En particular, lidera el pilar del dinamismo empresarial, gracias a su cultura emprendedora, mercado laboral y sistema financiero. El ecosistema de innovación estadounidense es uno de los mejores del mundo. El marco institucional del país también se mantiene relativamente sólido.

Singapur, Alemania, Suiza y Japón ocupan las posiciones 2 al 5, seguidos de Holanda, Hong Kong, Reino Unido y Dinamarca, que ocupa el 10mo lugar. Singapur, Japón y Hong Kong disponen de infraestructura y conectividad física y digital de categoría mundial, estabilidad macroeconómica, importante capital humano y unos sistemas financieros perfectamente desarrollados.

En relación a Latinoamérica el Informe anota que la competitividad de la región sigue siendo frágil y podría verse amenazada por una serie de factores, entre ellos un mayor riesgo de proteccionismo comercial de Estados Unidos; las repercusiones de la crisis económica y humanitaria de Venezuela; la incertidumbre política a raíz de las elecciones en las mayores economías de la región y la amenaza de catástrofes naturales.

La inseguridad y la debilidad de las instituciones representan dos de los principales desafíos para la mayoría de los países de la región.

EL INFORME

El presente estudio se basa en las últimas cuatro décadas y evalúa los impulsores de la productividad, principal determinante del crecimiento económico a largo plazo y habilitador crítico del bienestar. Asimismo, considera el aumento de la productividad como condición previa para un mayor desarrollo humano.

Uno de los cambios que presenta esta modalidad de análisis es que se redujeron de 114 a 98 indicadores, los cuales están organizados en 12 pilares considerados impulsores de la productividad.

Estos son: Instituciones; Infraestructura; Adopción de TIC; Estabilidad macroeconómica; Salud (Esperanza de vida); Educación y habilidades; Mercado de productos; Mercado de trabajo; Sistema financiero; Tamaño de mercado; Dinamismo de negocios y Capacidad de innovación.

En tanto, los mensajes principales que resalta el informe son que el aprovechamiento de la tecnología para un salto económico siguen siendo una promesa y que la apertura y la inclusión siguen siendo claves para la competitividad.

Fuente: Diario El Comercio.

Compartir: